• Barra

EVANGELIO DOMINICAL

Semana del 11 al 17 de diciembre de 2016

 

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO-ALEGRÍA

CICLO A

 

 

La Liturgia nos invita a la alegría del Espíritu y lo hace con la célebre antífona que recoge una exhortación del apóstol san Pablo: "Gaudette in Domino", "Alegraos siempre en el Señor. El Señor está cerca" (cf. Flp 4, 4-5).

Este tercer domingo de Adviento es llamado “Domingo de Gaudette”, o de la alegría, por la primera palabra del introito de la Misa: Gaudete, es decir, “regocíjense”.

En la Corona de Adviento se enciende la tercera llama, la vela rosada, porque en medio de la “espera”, se recuerda que ya está próxima la alegría de la Navidad.

La alegría que la liturgia suscita en el corazón de los cristianos no está reservada sólo a nosotros: es un anuncio profético destinado a toda la humanidad y de modo particular a los más pobres, en este caso a los más pobres en alegría. La invitación a la alegría es una profecía de salvación, una llamada a un rescate que parte de la renovación interior.

Para transformar el mundo Dios eligió a una humilde joven de una aldea de Galilea, María de Nazaret, y le dirigió este saludo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo". En esas palabras está el secreto de la auténtica Navidad. Dios las repite a la Iglesia, a cada uno de nosotros: "Alegraos, el Señor está cerca". (P. Benedict XVI).


La alegría cristiana nace de la profunda convicción de que en Cristo, el Señor, el pecado y la muerte han sido derrotados. Por eso, al ver que El Salvador está ya muy cerca y que el nacimiento de Jesús es ya inminente, el pueblo cristiano se regocija y no oculta su alegría. Nos encaminamos a la Navidad y lo hacemos con un corazón lleno de gozo.

 


"Dios te bendice solidarizarte con la obra Pro-Fe de la Iglesia Católica en bien de tus hermanos"


Comunicación y Difusión Pastoral

   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Imprimir Correo electrónico