Nuestra labor

La Fundación Pro-Fe es una organización con Identidad Jurídica, que busca proporcionar a la Arquidiócesis de Panamá los medios económicos necesarios, para Evangelizar y asistir la obra de la Iglesia a través de sus pastorales.

PRO-FE se acerca con auténtico espíritu ecuménico y universal a todos los creyentes, no importa su denominación religiosa. También apelamos a los agnósticos y a los que se definen como no creyentes considerando su dignidad como persona. 


A todos les pedimos con amor, su apoyo. Con su apoyo podremos contribuir al logro de una sociedad más justa donde se pueda vivir en paz y armonía. Para llevar a cabo con éxito estas tareas, la Fundación ha organizado una serie de equipos de Promotores de la Fe y Facilitadores, quienes tienen la misión de acercarse a los centros de trabajo, tanto privados como públicos, para animar a todos los hermanos, trabajadores y empresarios, en la solidaridad cristiana y a su vez  fortalecerles en la espiritualidad empresarial.

 

Talleres de Crecimiento Espiritual y Superación Personal

Adicionalmente y mediante la comunicación realizada con el personal de recursos humanos o de capacitación, queremos promover en el ámbito laboral y sin distinciones, una labor
 evangelizadora y el fortalecimiento de los valores que nos enseña la Moral Cristiana. Los Promotores y Facilitadores se han impuesto la misión de difundir un mensaje permanente, en contra de los anti-valores y el "juega vivo", mediante la promoción en el área laboral, del valor del espíritu cívico, de la solidaridad, de la integridad, la honestidad, la justicia y el amor al trabajo que ennoblece y dignifica. 

Los encuentros de formación impartidos por nuestros facilitadores son: 

01. El Amor de Dios.

13. Liderazgo Organizacional al Estilo Cristiano.

02. La Tolerancia en la Convivencia con los demás.

14. Hombre y Mujer Llamados por Dios a Construir una Familia. 

03. Relaciones Interpersonales.

15. Familia, Lugar de Encuentro y Formación de la Persona.

04. La Agradable Experiencia del Perdón.

16. Familia, Escuela de Valores Humanos y Cristianos

05. La Autoestima de los Hijos de Dios.

17. La Práctica del Evangelio como Norma de Vida de la Familia.

06. Ética Laboral.

18. La Familia y la Acción de los Medios de Comunicación Social. 

07. Manejo de Conflictos. 

19. La Solidaridad Cristiana.

08. Comunicación Asertiva.

20. Espiritualidad y Estrés.

09. La Excelencia en el Servicio.

21. Trabajo en Equipo.

10. Prevención de la Violencia en las Escuelas. 

22. La Integridad de la Persona.

11. Los Valores.

23. La Responsabilidad.

12. Virtudes Humanas y Cristianas.

 

 

Los Promotores de la Fe en sus visitas, complementan la anterior tarea, solicitando a todos aquellos, que tienen el privilegio de un trabajo formal, un aporte laboral voluntario a partir de B/.1.00 quincenal (mínimo) u otra suma acorde a las posibilidades que Dios
nos ha dado a cada uno; aporte que será descontado del salario previa autorización escrita del trabajador.  Cabe destacar que los formularios mencionados para estos descuentos los facilitan los promotores.

Una formal afiliación de los trabajadores, ejecutivos, profesionales y empresarios, contribuirá a garantizar los fondos necesarios, para la expansión de las tareas de la Iglesia, a la vez que le dará capacidad económica para ayudar más efectivamente a sus hijos más necesitados a causa de la miseria espiritual y material. 

Al poner en práctica el mecanismo de afiliación a la Fundación Pro-Fe, los Promotores de la Fe, se comunican en primer término con los directivos del centro de trabajo y en este intercambio designan dentro de su personal a un Embajador, que puede ser el Gerente de la Empresa o el jefe de Recursos Humanos o una persona designada por ellos, que dentro de la empresa nos brinda una ayuda desinteresada,  con el fin de coordinar los Encuentros o Talleres Espirituales y de Superación Personal y la tramitación de los descuentos para hacer efectivo los aportes laborales.

Esta relación entre trabajadores  y empleadores  facilitará  cumplimiento de los deberes  de una manera más participativa  con un mejor sentido de pertenencia y fidelidad a su lugar de trabajo.

Para realizar esta compleja tarea además de los Promotores de la Fe y Facilitadores se  cuenta con los servicios de un Diácono Permanente para  Celebración de la Palabra, bendición de algún local, equipos  e Invocación Religiosa.

Conviene recordar, cuando los "doce" eligieron a los "siete": Los doce reunieron la asamblea de los discípulos y les dijeron: "No es correcto que nosotros descuidemos la Palabra de Dios por hacernos cargo de las mesas, (servicios materiales). Por lo tanto, hermanos, elijan entre ustedes a siete hombres de buena fama, llenos del Espíritu y de sabiduría; les confiaremos esta tarea mientras que nosotros nos dedicaremos de lleno a la oración y al ministerio de la Palabra". (Hch. 6,2-4).

 

Evangelización y Solidaridad.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Imprimir Correo electrónico